Cuando se planea un embarazo, se escucha decir todo tipo de cosas, desde el típico de… ten relaciones mínimo tres veces al día y levanta la caderita  ¡Verás cómo eso sí pega!, son algunas de las muchas cosas que escucharas, entonces la pregunta es, ¿cómo sabemos si estas recomendaciones son  un mito o verdad?

De acuerdo con las estadísticas, una de cada seis personas en México presenta problemas para concebir y existen alrededor de 4.5 millones de parejas con problemas de infertilidad y cada año se presentan cerca de 120 mil nuevos casos. La infertilidad en muchas ocasiones se puede prevenir.

Infórmate y conoce que situaciones solo quedan en ser solo un simple mito.

MITO 1. La infertilidad es un problema exclusivo de la mujer

FALSO. Eso quedo en el pasado donde se pensaba que la mujer era la única que podría padecer de infertilidad. Sin embargo, después de avanzadas investigaciones la comunidad científica y los pacientes se alejan del mito según el cual la infertilidad era únicamente un problema de las mujeres, pues está comprobado que en los hombres también se presenta este padecimiento con frecuencia.

Los hombres puede presentar problemas en el funcionamiento de los testículos o una mala calidad en la producción de espermatozoides.

Un laboratorio especializado en fertilidad en Massachusetts, afirma que los problemas de infertilidad se reparten al 40% para ambos sexos y el 20% suele ser problema de compatibilidad entre la pareja.

Infertilidad Masculina

MITO 2.   Una mujer puede quedar embarazada en los 40 años

CIERTO. La fertilidad disminuye abruptamente después de los 35 años. Para los 40 años de edad, una mujer saludable tiene alrededor de 5% de probabilidades de quedar embarazada en condiciones normales (sin uso de métodos anticonceptivos).

La edad afecta en la tasa de éxito para quedar embarazada naturalmente y también repercute en los tratamientos de infertilidad.

La recomendación es que acudas con un especialista si después de intentar quedar embarazada durante 12 meses, no lo logras o a los 6 meses si eres mayor de 35 años.

Edad Fertilidad

MITO 3.  El estrés puede disminuir tu fertilidad

Relativamente INCIERTO. A pesar de que la mayoría de las causas que dificultan un embarazo no son de origen psicógeno. Cuando hablamos de un estrés constante y ansiedad, es muy cierto que genera repercusiones en la salud y además perjudica la vida cotidiana y la comunicación con la pareja, lo cual pueden producir alteraciones hormonales que lleguen a inhibir la ovulación y en los hombres afecte directamente la cantidad y la calidad de los espermatozoides.

Lo mejor es tomarse con calma el tema de embarazarse y prepararse física y mentalmente.

MITO 4. La obesidad es una causa de infertilidad

Parcialmente INCIERTO. La mayoría de las mujeres con un sobrepeso leve son fértiles, estando en el rango de antes de los 35 años.

No obstante, las mujeres muy obesas suelen presentar ciertas alteraciones en su periodo menstrual, ausencia de ovulación y problemas metabólicos que si afectan a la fertilidad. Además que se debe tener en cuenta que la obesidad es una de las fuentes principales de complicaciones durante el embarazo pues hay mas posibilidad de desatar enfermedades como diabetes gestacional o hipertensión arterial.

En la siguiente imagen conocerás algunos otros factores que pueden afectar tu fertilidad.

Que puede afectar mi fertilidad

 

MITO 5. Cuando te sometes a tratamientos de fertilidad  puedes tener mellizos o trillizos.

CIERTO. Muchas de las mujeres que tienen éxito con los tratamientos de fertilidad tienen un único hijo. Pero si existe un riesgo de tener embarazos múltiples con los tratamientos de reproducción asistida es más alto que lo habitual, sin embargo se puede minimizar.

En la actualidad la probabilidad es de un promedio de 21% de los embarazos obtenidos con FIV e ICSI son mellizos y 1% son trillizos.

Puedes acercarte y comentarle a tu médico de qué manera se puede minimizar los riesgos de embarazos múltiples si asi lo deseas.

MITO 6. La esterilización masculina “vasectomía” es irreversible

FALSO. Primeramente es bueno comentar que la idea de realizarse una vasectomía es con la intención de que sea un método que busca una anticoncepción definitiva en el varón. Sin embargo, si se llegara a cambiar de decisión existe la posibilidad de obtener los espermatozoides mediante una biopsia testicular o mediante punción-aspiración del epidídimo, que es una  técnica que pueden revertir la infertilidad masculina aunque cabe destacar que no correjira en su totalidad los efectos de la vasectomía.

Apoyándose de estas técnicas se obtienen embarazos con un tipo especial de fecundación “in Vitro” denominado ICSI o Microinyección espermática.

Biopsia

La tecnología permite una opción más para revertir  la vasectomía. La técnica consiste en la nueva unión de los conductos deferentes previamente seccionados, con una eficacia de un 80% de aparición de espermatozoides en el eyaculado y de hasta un 60% en el logro de un embarazo tras la intervención.

Su nombre quirúrgico es Vaso-Vasostomía y consiste en unir los segmentos de los diferentes seccionados durante la vasectomía. Esta unión permite de nuevo el paso de espermatozoides y su salida con el semen.

Cirugia-de-Vaso-Vasostomia-1024x838

MITO 7.  Mientras más sexo se tenga, mayores serán las probabilidades de embarazo

CIERTO. Las relaciones sexuales frecuentes (día por medio o cada 2 días) son las que dan las tasas más altas de embarazo, pero se pueden lograr resultados casi equivalentes con relaciones menos frecuentes hablando de dos o tres veces por semana.

Sin embargo, para aumentar tus posibilidades de embarazo es bueno tomar como referencia  la “ventana fértil”, es decir durante el intervalo de 6 días que culmina el día de la ovulación.

Puedes apoyarte consultando tu calendario de fertilidad.

MITO 8. Hacer ejercicios causa amenorrea

FALSO. Hay estudios donde se demuestra que diversas deportistas han seguido normalmente sus rutinas de ejercicios y tuvieron luego embarazos normales, además que contribuyó a controlar mejor su peso. Sólo en los casos donde la actividad se vuelve muy intensa se percibe incrementos de la función metabólica, y por ello puede responder con amenorrea (supresión del flujo vaginal).

MITO 9. Los anticonceptivos producen infertilidad o esterilidad

FALSO. No existen pruebas concluyentes de que la anticoncepción hormonal, ya sea oral o inyectable, sea perjudicial en cualquier forma para la fertilidad posterior de la mujer.

Los expertos son claros y comentan que la píldora y otros métodos anticonceptivos hormonales como el anillo vaginal, el parche, el implante subdérmico o el DIU hormonal no producen problemas de fertilidad, solo es cuestión de determinar los días fértiles.

MITO 10. Algunos medicamentos pueden causar infertilidad

CIERTO. Efectivamente, existen ciertos medicamentos, especialmente los fármacos empleados en el tratamiento contra el cáncer y otras enfermedades:

  • Terapias dirigidas y biológicas (inmunes).
  • Trasplante de médula ósea o células madre.
  • Cirugía.
  • Otros tratamientos

Son tratamientos que alteran parcial o definitivamente la función testicular y, por tanto, la producción de espermatozoides. Asi como de la ovulación en el caso de las mujeres.

Actualmente, existen medios para que los pacientes con cáncer puedan congelar sus espermatozoides y óvulos antes de la quimioterapia para que no se vean afectados.

MITO 11. Las técnicas de reproducción asistida aún se consideran un tratamiento experimental

FALSO. La inseminación artificial intrauterina se utiliza de forma rutinaria para conseguir embarazos desde hace más de 50 años de hecho fue la primera técnica exitosa en la historia, aunque se llevara a cabo de forma muy rudimentaria en sus comienzos, hoy existen grandes avances en los métodos de reproducción asistida y el panorama luce prometedor.

El primer éxito de la Fecundación “in Vitro” se registró en 1978. Desde entonces más de cinco millones de niños sanos han nacido gracias a esta técnica sus variantes  de ICSI y hace ya más de una década que las principales sociedades científicas como la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM)  consideran que las técnicas de reproducción asistida son tratamientos no experimentales y muy confiables.

Además de que la tasa de éxito reflejan el resultado de los avances que han tenido durante estos años.